Sólo para ellas.

10176637.jpgSolo para mujeres…
En el baño de mujeres del Restaurant el Huerto habí­a un adhesivo en el muro que decí­a: “Autoedúcate y aprende sobre tus ciclos menstruales” .
Gran frase, cuánto sabemos sobre nuestros ciclos,
Myriam Wigutov en El Tabú de la Menstruación die: ” Si logramos liberar el ciclo femenino de aquella interpretación conservadora, y a cambio recibir la información adecuada (no sólo biológica, sino también emocional, psicológica, energética y espiritual) recuperaremos el equilibrio, el objetivo, el confort y la honorabilidad de la experiencia cí­clica femenina en todas sus estaciones.
Quisiera que tomemos conciencia de las diferentes energí­as femeninas, que se movilizan en cada uno de tus ciclos menstruales y en cada una de las frases de tu vida cómo mujer, repito: menarca, iniciación sexual, ciclicidad regular, maternidad, y menopausia.
Aspiro a que recuperemos el valor positivo de la ciclicidad femenina y a reconocer su fuente sagrada. A celebrar conscientemente la llegada de nuestra sangre y de todas las etapas que se experimentan a lo largo de la vida.
Porque es el modo en el que nuestros cuerpos se alinean con nuestro corazón, mente y alma, como una pausa necesaria para recordar lo que hemos crecido, lo que hemos cosechado, lo que se ha muerto, la posibilidad de contar las cicatrices de las batallas y los logros obtenidos.
Debemos mirar, oler, sentir, meditar sobre el valor de nuestra sangre, devuelve el valor perdido de virtud porque ella simboliza, no solamente que hemos nacido pasando a través de un canal de parto, que hemos sido iniciadas/os a la vida, ungidos por esta sangre, sino que estamos transitando esta dimensión humana.
Y, además, es nuestra sangre la que nos instruye en la metafí­sica del poder femenino.
Y lo que pasa es que todaví­a en nuestra cultura hipertecnológica sangrar sigue siendo un tabú: es incomodo, doloroso, trae problemas, es peligroso, sucio y contaminante, altera la vida sexual y, por lo tanto, debe disimularse, y si es posible, se debe anular todo rastro en la vida social, en la intimidad de la pareja, en la familia y sobre todo en el trabajo.
Este mandato cultural que acatamos obedientemente, que no cuestionamos, que se ha instalado hace tanto tiempo ya que lo asumimos como regla natural de convivencia, es una pauta social tí­pica de sistemas culturales en los que está establecida la superioridad masculina y la inferioridad femenina, en las que es necesario reprimir y controlar la sexualidad femenina que es vivida cómo impura y amenazante.
¿Por qué temor, dolor, pena, pérdida, verguenza y ocultamiento son sentimientos internalizados y asociados a la experiencia femenina de sangrar? ¿Qué motivos hay para que esto sea así­?
¿Podrí­amos imaginar un sangrado sin ésos sentimientos? ¿Cómo podrí­a cambiar esto nuestras vidas concretas y la de nuestro entorno?”
Fuente: en plenitud.com

5 opiniones en “Sólo para ellas.”

  1. Que lindo y cierto.. hace un tiempo atras pensaba en lo mismo, en lo poco conectadas que estamos con nuestro cuerpo, con nuestro ser..
    muy interesante el blog..me gustaria estar en contacto y saber acerca de temas similares
    te invito a pasar por mi blog y a estar en contacto
    cariños,
    fer*

  2. Hola Andrea:
    Por que solo para mujeres? …Sino conocemos lo que sienten nuestras parejas o amigas o hermanas,no es posible estar realmente conectados con ellas.
    Un abrazo;
    Julio.

  3. Hola Julio! qué tiempo… tienes toda la razón, pero me imagino que no son muchos los hombres conectados preocupados de conocér a la féminas. Te felicito por eso.
    Cómo va la práctica de Ashtanga? sigues con la Lore?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *