Terremoto interno.

Ultimamente en conversaciones con amigos y conocidos, la reflexión post-terremoto que me ha estado dando vueltas es que definitivamente luego del terremoto nadie es el mismo.., la tierra liberó una energía enorme, y con ello liberó probablemente ataduras, liberó estructuras internas, rompió los corazones de algunos, socavó en lo más profundo de las oscuridades de otros, pudo haber movido «estacas» energéticas como diría la Claudia, etc.
Porqué digo todo ésto?, siento que los «Tiempos de Cambios» ya llegaron, es el tiempo de las definiciones, en cada uno de nosotros hoy día hay un conflicto interno, eso nadie podría negarlo, y ese conflicto está gatillando una definición, una postura ante la vida.
Algunos han elegido asegurarse ahora Ya, y se pusieron a saquear, a robar, o a aprovecharse del más débil, otros han elegido tener una mirada autocrítica de sí mismos y de «verse» en el egoísmo en el que estaban viviendo. Este es el verdadero terremoto, el de las personas, el que cala hondo y el que aunque no vivas en la ciudad terremoteada, igual te pega.
Estamos en Tiempos de Cambios, es hora de tomar decisiones, elijo ser un hombre sano, con conciencia social, con una mirada autosostenible de los recursos, con una profunda e inquebrantable fe en la Existencia, elijo creer en la abundancia de la vida? o no?.
Que éste terremoto no pase como un suceso más en la corteza terrestre del planeta que ha golpeadoa nuestro país, sino que sea el remezón que nos está dando el planeta para que entendamos a lo que realmente vinimos y que ese conflicto interno que está ocurriendo dentro de cada uno de nosotros, independiente de lo que sea.., sea una oportunidad, para crecer.
Y tú qué elegiste?

3 opiniones en “Terremoto interno.”

  1. Yo elegí, continuar aún con más fuerza lo que hacía… que es ayudar a los demás, compartir ideas, buscar formas de mejorar nuestra vida, pensamientos, emociones, alimentación (plantas medicinales y demás), etc.
    Gracias por este espacio…
    Nos vemos «por ahí»…
    Salu2 !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *