El Deseo

Rodrigo Jarpa, el guapo sexólogo estuvo nuevamente en Concepción, pero ahora en mi casa… y vino a darnos una charla llamada «El Deseo», así que aquí estuvo un grupo de chicas junto a unos vinos escuchando y conversando sobre el misterio que hay detrás de El deseo en la relación de pareja.
Algunos tips como resúmen, sería que la falta de deseo es absolutamente construíble y es absolutamente mental. Hoy en día es muy común la falta de deseo por parte de ambos sexos, producto de muchos factores, exceso de trabajo, depresión, estrés, el famoso Ravotril u otras drogas, la TV o computadores en el dormitorio, todos ellos avivan el distanciamiento de la pareja y la falta de conexión.
Rodrigo hizo un ejercicio que consistía en mentalizar con ojos cerrados a alguien, amigo (a), familiar, alguien muy querido que quisieramos ver con muchas ganas, pensar en la idea que lo vamos a recoger al aeropuerto porque viene a vernos y cuando lo vemos le damos un gran abrazo y le decimos lo mucho que queríamos verlo, al despertar y abrir los ojos de forma repentina nos dábamos cuenta que lo que quería intentar lograr con el ejercicio, era vivirnos la sensación de haber sentido esas ganas de abrazar a esa persona, y que esas ganas nacieron de la conducción mental que hicimos de la situación.
Otro caso ocurre con las mujeres que se les hace imposible lograr el orgasmo, que eso tiene directa relación con el control y la falta de «dejarse llevar» o de «entregarse», para ello Rodrigo aconseja que durante la relación sexual, simulen el orgasmo, dice:  «no es malo fingir orgasmo, gritar un orgasmo, ya que eso te va a ayudar a inducir una real sensación de sentirlo, o por lo menos te va a llevar a «perder» el control, soltar el cuerpo, relaja los pies, desrigidízate, grita, entrégate y eso es un buen ejercicio para lograr esa «entrega».
Los juguetes de Japi Jane que trajo, estaban buenísimos… éste anillo lo encontré genial!

3 opiniones en “El Deseo”

  1. Rodrigo se refería a que simular, fingir o exagerar un orgasmo es un ejercicio que solo busca soltar a la mujer para permitirse un relajo de su cuerpo e inducirlo a sentir orgasmos reales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *