Obesidad y Amor

Si yo no practicara yoga ni ninguna actividad física, y si no hubiera ningún tipo de interés de mi parte en comer sano, y mis hábitos fueran como gran parte de la población del mundo en consumir la comida más barata que hay, que es la comida chatarra, con un sedentarismo similar al  87,2% de los chilenos… éste probablemente sería mi foto de hoy.  Pero, menos mal,  es sólo una foto producto de la última aplicación de Iphone Yummy.
Cuál es tu estilo de vida?, qué carencias internas tratamos de suplirlas con la comida?
El centro de cualquier encuentro social lo asociamos con la comida, queremos entregar cariño a través de un plato de comida, a los niños los premiamos con algo para comer, todo está asociado al comer, pero hoy en día la industria de los alimentos no está enfocada precisamente en cuidar a la población y entregarnos salud a través de la comida.
Pero en el fondo qué es el sobrepeso y la obesidad??, es la falta de amor por el mundo y la falta de amor hacia uno mismo, que se intenta calmar con comida alta en azúcar o sal?,  siento que al final de cada problema del hombre, la respuesta es la falta de Amor o el no saber expresarlo.
Acabo de ver la película Food .Inc un documental estadounidense de 2008 dirigido por el cineasta ganador de un Emmy Robert Kenner. El primer segmento del filme examina la producción industrial de carne, a la cual llama inhumana y económica y ambientalmente insostenible. El segundo segmento se centra en la producción industrial de grano y verduras, a la cual también califica de económica y ambientalmente insostenibleEl tercer y último segmento trata sobre el poder económico y legal de las grandes compañías de producción de alimentos (que, según los autores, se basa en ofrecer comida barata pero contaminada con químicos a base de petróleo, sobre todo pesticidas y fertilizantes) y la promoción de hábitos de consumo de comida insalubre hacia el público estadounidense. (wikipedia)
Si yo fuera cómo me veo en ésta foto, probablemente mis niñas también estarían acostumbradas al mismo estilo de vida y probablemente también estarían con algún nivel de sobrepeso.  Si dieras un día para recorrer la ciudad en que te encuentras y observas a las personas, te darías cuenta que hay mucha gente que demuestra un nivel de sobrepeso.
Es necesario despertar  y autoobservarse, tener un poco de conciencia con nuestra salud, ya que la imgen por fuera es sólo una cáscara, un reflejo de lo que ocurre dentro, y qué ocurre dentro?, probablemente una ansiedad, una soledad, un acostumbramiento del paladar a no saber probar otro tipo de comida, un cierre mental?, una negación al cambio. Es un tema que da para mucho… hay que comenzar reflexionando cada uno con su ser interno, necesitamos urgente nuevas generaciones con más conciencia.
Bueno, ésta es mi foto sin la aplicación del iphone.

Amo el Noni

El Noni es como el sushi, o lo odias o lo amas… y bueno, yo lo amé. Estuve tomando 3 años seguidos noni y puedo decir que realmente es power, lo más destacable que sentí, no fue que me haya sentido sana, o energética, que por lo demás fue así… sino que lo que más me llamó la atención es que me sentía más “cleaver” más inteligente, estaba definitivamente más despierta y captando más cosas. Lo dejé un tiempo, pero ahora retomé  y no lo dejo,  además que al igual que el sushi, el sabor del Noni me encanta!
Ojo, sólo el Tahitian Noni, el original.
Acá va un copy & paste de la info de Noni y su influencia en la salud:
EL NONI – LA FRUTA MILAGROSA
El jugo de NONI es hecho de la fruta del árbol del NONI cuyo nombre científico es morinda citrifolia y crece en la Polinesia Francesa Ha sido utilizada durante cientos de años por los pueblos de Tahiti. Crece en suelo volcánico y libre de contaminación y está comprobado que mejora la salud en una gran variedad de afecciones.
En su estado natural es muy amargo y tiene un olor desagradable, pero el NONI como suplemento nutritivo en jugo, es muy agradable al gusto y al olfato porque se le añade jugo natural de uva y arándano.
Continuar leyendo “Amo el Noni”

Cantos Védicos

Los Cantos Védicos son una meditación, en vez de leer los textos es más apropiado cantarlos, ya que el sonido deja que el conocimiento intuitivo aflore, entonces  es sonido + significado, un espacio vibracional adecuado para que el conocimiento tome raíz.
El sonido es usado para sanación y se transmite aunque  nosotros no sepamos lo que significa.
Este canto es una ofrenda al maestro Manju, de la cual fui testigo, y que me perdone mi maestro Andrés W. por subirla, pero es demasiado bello lo que se logró, el grupo del Prana Yoga de Viña del Mar lleva un tiempo trabajando en asana, pranayama y Canto Védico  y en ésto, han logrado una armonía, una métrica que traspasa la piel, llena de inspiración.
Este canto en particular es considerado un upanishad que afirma la naturaleza de la “persona”; el shiva, “el mundo”; yagati y la “realidad total”; isvara, afirma que la relación y la naturaleza de éstas tres cosas es una, YOGA. La naturaleza, el mundo y la divinidad son uno, esa es la naturaleza del canto, es una muy bonita poesía. Y fue uno de los tantos regalos que recibimos quienes participamos de la venida de Manju Pattabhi Jois otro año más en Chile éste 2011, gracias a Andrés Wormull por eso.
Ahora llena de inspiración, a difrutar y seguir con la práctica personal, los pranayamas y Cantos Védicos, tal como Manju enseña.

¿Era El Miedo Lo Que Se Escondía Detrás De Su Lumbago?

“Fueron sus vértebras lumbares las que le dijeron que el miedo las agarrotaba más que todas las hernias discales, los problemas articulares y los problemas de columna juntos.
Tuvo que responderse: ¿Miedo a qué?.
Tal vez un rechazo inconsciente a los cambios que la vida le planteaba. Al cambiar de hábitos abandonaría la zona segura para entrar en lo desconocido. ¡Ahí estaba la clave!.
Las vértebras añadieron: “Nos bloqueamos cuando percibimos señales de que no vas a poder hacer frente a todas tus responsabilidades, y que lo que en verdad te gustaría es salir corriendo”.
Quedaba claro que el mejor remedio no serían las pastillas, sino la flexibilidad. Dejar de querer controlarlo todo, confiar en lo nuevo y aceptar cualquier ayuda que viniera del exterior. En ese instante la sangre -la vida- volvería a oxigenar la zona del conflicto y el lumbago desaparecería sin dejar rastro.”
Imagen: www.flickr.com/lahatom / www.tomlahat.com

Fuente: La Ruta de la Iluminación