La Serpiente Emplumada en América.


Patricia Mey es una de las mujeres más lúcidas que he escuchado, llevo un mes entendiendo el profundo mensaje en ésta charla sobre el mensaje de Quetzacoatl como legado a América y cada vez que lo vuevlo a escuchar, vuelvo a encajar nuevos códigos en mí. Éste es un trozo que comparto y transcribo, la Charla es mucho más amplia, pero siento que es un mensaje que debemos tomar en cuenta porque somos americanos.
Charla Patricia Mey sobre quién es Quetzacoatl. La Serpiente emplumada.
“..En la serpiente emplumada, el Ave es aquello que vive en lo alto del cielo, es aquello que vive en el mundo trascendente, en lo etéreo, en el mundo de lo sin espacio y sin tiempo, es aquel aspecto del Ser Humano que está más allá de la muerte, del cambio, de lo que muta, es aquello que es imperecedero.
El Ave es el principio espiritual del ser humano, por lo tanto el hombre Quetzacoatl, está reconociendo a ese ser que llega a encarnar ese aspecto del ser, el aspecto espiritual, eterno, infinito, no encarnado, sin edad, sin tiempo, que simplemente ES , el principio divino del Ser Humano. Esa es una cara de Quetzacoatl, la otra cara es la Serpiente, es el aspecto encarnado.
La Serpiente en la simbólica universal es aquel aspecto que se arrastra por la tierra, la serpiente es aquel aspecto de nosotros que vive en la encarnación, es el YO, es el cuerpo, es el sentimiento, es la emoción, es la mente concreta.
La Serpiente es aquel aspecto en movimiento de nosotros, es dinámica, es vitalidad, la serpiente nunca está tirada en el suelo, así como una linea sin movimiento, la serpiente es una linea ondulante, por lo tanto está siempre moviéndose, tocando la Tierra y ascendiendo, moviéndose para allá y para acá.
La Serpiente es aquello que se mueve en pos de algo, la serpiente simboliza en la tradición universal aquel principio intrínseco en nosotros que está siempre inquietándose por ir más allá, por conocer más, por moverse, por dinamizarse. Es aquella corriente del alma que incita al movimiento.
La tomaré en 2 tradiciones y luego volvemos a Mesoamérica.
Vamos al Génesis, fíjense que la serpiente en el Génesis es maravillosa, porque Adán y Eva, que representa a la Humanidad, no es Hombre y Mujer, es la Humanidad, estaban en un estado de Conciencia  (o es lo que se nombra como el Jardín del Edén, es un estado de conciencia) estaban en un Estado Preconsciente, como está el bebé en el Útero de la mamá, viviendo super bien, protegido, pleno, nadando en un estado de consciencia, pero hay una cosa letárgica, no existe todavía, no tiene conciencia de sí mismo, no existe como una entidad separada. Y lo que hace la Serpiente es lo mismo que hace el Útero cuando comienza a apretar hacia afuera, la serpiente en el principio que incita siempre a ir más allá, en el útero sería una contracción, y eso es doloroso, para la madre que da a luz es doloroso y para el bebé que nace también, el útero contrae, diciendo “muévete”,”sal de aquí”,”tienes que conocer más” y eso es lo que hace la serpiente con la humanidad en la simbología del Jardín del Edén.
Por lo tanto la serpiente es la que nos hizo el tremendo favor de despertarnos al YO. Hizo lo que tenía que hacer..,la Serpiente es la corriente del Alma que nos incitó a dejar atrás el letargo, es la corriente del Alma que incita a un niño a nacer. Claro que el nacimiento va a tener cosas que van a implicar entre comillas un estado de “Muerte”, ¿muerte a qué?, muerte a un estado de comodidad, muerte a un estado paradisíaco, muerte a estar calientito en la guatita de la mamá, muerte a un estado de ser en todo. Sin embargo también es un Nacimiento, y al ser humano, cuando la serpiente le dice: “Toma del fruto”, lo que hizo la serpiente al ser humano en la humanidad es despertar al YO SOY, lo mismo que hace el bebé cuando nace, dejó el útero de la mamá y lo que hace es separarse de la madre, ¿desgarrador cierto?, pero también maravilloso porque empieza a tener un eje personal, y empieza el Camino de la Vida, y eso es lo que nos ayudó a tener la serpiente a nosotros, que nos dio el impulso síquico que nos dijo: “Separate de éste letargo pre consciente, ya está bueno, despierta!, Conoce!, “vas a caminar el duro camino que ha caminado la humanidad del Yo y el No Yo”, Yo Soy, Yo No Soy tú, yo exijo, yo deseo, yo lucho, yo existo, yo me conecto, yo amo, etc. Eso hace la Serpiente, despierta a vivir la Vida como un Yo.
De ahí en adelante la Serpiente es condenada a  morderle el Calcañar a Eva, el calcañar es un huesito del tobillo. Entonces lo que hace la Serpiente es aquel aspecto que nos está siempre mordiendo el talón y nos dice “camina, camina, camina”, entonces así como la Serpiente nos incitó a dejar el paraíso, la Serpiente nos obliga a volver. La Serpiente entonces es nuestra mejor amiga, dejemos de demonizarla, es maravillosa, y no hay ningún pecado y ninguna culpa en haber abandonado el Paraíso. Como no hay pecado ni culpa en Nacer, hicimos justo lo que teníamos que hacer.
La Serpiente en la simbólica y en la iconografía en América se está siempre moviendo, algunos de los movimientos de la serpiente es cuando se muerde la cola, y aluden al símbolo del autoconocimiento, es el símbolo del “Yo me encuentro conmigo mismo”, “yo hago conmigo mismo un gran círculo” y al conocerme y al encontrarme con mi ser, conozco al infinito, conozco a lo Divino.
Después la Serpiente cambiando la piel, otro gran movimiento de la serpiente, ella se vive el periodo de su vida con su piel, pero en algún momento viene un cambio y la serpiente bota su piel, quizás todos podemos pensar en algún momento de la vida en que hemos cambiado la piel, porque en la Vida se cambia la piel varias veces. Son momentos de cambios y de cambios profundos, en que estamos cambiando nuestro exterior, que estamos cambiando nuestra manera de conectar con los demás, de vivir la vida, también aparece en la simbología.
La Serpiente en la simbólica mesoamericana, aparece asociada al Fuego, el fuego que es el gran elemento transmutador, entonces quema la naturaleza inferior, la serpiente se quema a sí misma y haciéndo eso se libera, y luego aparece haciendo un movimiento ascendente. Yendo hacia arriba, la serpiente busca el Cielo, la serpiente busca la trascendencia, hasta que llega un momento en que la serpiente o el YO, recuerden que cuando digo Serpiente estoy diciendo : Mente, Emoción y Cuerpo. Llega un momento en que la Serpiente, el Yo, ya se ha movido tanto, ha cambiado tantas veces la piel, se ha mordido la cola, se conoce, se ha quemado y transmutado, llega un momento, que es el momento culminante, que simboliza al ser humano que se ha vivido tanto la vida, que es sabio, que ha entrado en momentos difíciles, pero de tanto vivir la vida ya se conoce a sí mismo en todos los aspectos, que el movimiento ascendente se hace tan intenso que sólo apoya la cola en la tierra, conectado con sólo aquello que le sirve para estar en el mundo, en la tierra en lo encarnado y todo lo demás se eleva verticalmente hacia arriba.
Cuando eso ocurre está simbolizando al Ser humano que está conectado con el mundo concreto, sólo en lo necesario, lo demás ya lo conoce. Conoce sus emociones, conoce su mente, conoce cómo sobrevivir en el mundo terrestre, conoce cómo relacionarse, por lo tanto sólo está con la cola en la Tierra para mantenerse enraizado, y en ese momento dice la tradición mesoamericana, cuando la serpiente está en esa vertical, el ave o el alma que siempre ha estado tendiendo al movimiento descendente, desciende, se posa en la Serpiente y la empluma y en ese momento nace la Serpiente Emplumada.
Y quién es la Serpiente Emplumada?
Es el Ser humano realizado. Nosotros venimos de tiempos en que lo espiritual es ajeno al mundo, venimos de una tradición mundial en que lo espiritual, sea ser de otro ámbito, ajeno al mundo concreto, de la sobrevivencia, de las relaciones, de la pareja, del placer, de los opuestos. Venimos de ese pensamiento, entonces lo que nos dice la tradición Tolteca que es una tradición de integración de Opuestos principalmente, nos dice es que el Ser humano se realiza espiritualmente, no solamente cuando está en el Ave, sino cuando éste conocimiento del mundo infinito y trascendente se junta con el conocimiento del mundo terreno, concreto, estamos hablando del  mundo del dinero, del mundo de ganarse la vida, del mundo de los afectos, del mundo de la sexualidad, cuando esos dos mundos son conocidos y se interpenetran nace la Serpiente Alada, nace el Quetzacoatl. Por eso que el Quetzacoatl en América es el que mostró el camino hacia la integración de los Opuestos, mostró que el Ser humano puede vivir anclado en la Tierra con un profundo conocimiento de sí mismo, como serpiente, pero al mismo tiempo cuando se junta con su consciente espiritual llega a la Síntesis y esa es la gran meta de América, la Síntesis.
No es el que se va a la montaña a meditar como un yogi, no el que se va a un convento y renuncia a aspectos vitales, es aquel que viviéndose la Vida Completa, con todos sus aspectos, puede poner pluma, ave, vuelo a la vida concreta. Entonces en América todos los que alcancen ese nivel evolutivo se llamarán Quetzacoatl, es llegar a un estado de evolución de conciencia de integración. Todo iluminado americano se llamará Quetzacoatl.
¿Qué es un Quetzacoatl?, es un ser humano que integra el Alma con el Cuerpo, la mente con el espíritu. Que espiritualiza todos los aspectos de su vida, que le da sentido a todo, le da sentido al trabajo, le da sentido a la manera en que se gana la vida, le da sentido a la familia, le da sentido a los afectos y todo tiene un sentido espiritual, eso es ser una Serpiente Emplumada en América.”
Patricia Mey, Charla sobre maestros ascendidos, Quetcaoatl.
Hermosa tradición que comenzaremos a integrar porque es nuestra, es de América.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *