El microbioma y la clave para mantener una buena salud bucal

Junto a Augusto Cura, Odontólogo y Homeópata hablamos en TVU, sobre Microbioma, nutrientes esenciales y curación natural en salud bucal.

El microbioma consiste en la comunidad de microorganismos que viven en nuestro cuerpo, estos
diminutos seres vivos que nos superan por creces en comparación a nuestra cantidad de células
son encargadas de ayudarnos a mantener el balance en nuestro organismo de una manera casi
impensada.
Estas tienen diversas funciones ya mencionadas en capítulos anteriores que no vale mucho la pena
entrar en detalle, pero si explicar cuál es su rol a nivel bucal.
Nuestro sistema dento-bucal es un punto límite en lo que está dentro y fuera de nuestro cuerpo, y
está tan unido a nosotros como es el resto del aparato digestivo, pulmones riñones o cualquier
otro órgano y sistema. Lamentablemente la mayoría de las personas no lo ven así y piensan que es
un sitio aislado que no tiene conexión alguna con otras partes del cuerpo, pero si te pones a
pensar los principales problemas de salud dento-bucal que padecen las personas tienen un
componente bacteriano, la caries y la enfermedad de las encías (gingivitis y periodontitis). Ambas
obedecen entre otras cosas a la proliferación de ciertas bacterias patógenas que ocupan el espacio
de las bacterias comensales.
Nuestro organismo está hecho a la perfección para permitir el desarrollo de un microbioma
armónico que se mantenga el equilibrio con nuestras células, es decir, en estado de salud. Pero es
el ambiente que creamos lo que lleva al alojamiento de microorganismos indeseados en nuestra
boca. Por ejemplo, una alimentación alta en azucares conlleva a un ambiente ácido y con menor
actividad inmunológica en la saliva, lo que favorece el desarrollo y replicación de bacterias afines a
este ambiente, como es el streptococcus mutans, la principal bacteria relacionada a la etiología de
la caries. Dejando este mal hábito de una alimentación rica en azucares disminuye
considerablemente el riesgo de caries, en primer lugar porque hay menos materia prima para que
las bacterias cariogénicas sigan produciendo ácidos que producen la caries, esto todos lo saben.
Pero lo segundo y más importante es que este ambiente sea nuevamente colonizado por bacterias
comensales para que el microbioma se reestablezca. Este último punto nunca es mencionado en
caries ni enfermedad periodontal y aquí radica la diferencia que va a marcar un tratamiento dental
exitoso a corto o largo plazo, con y sin implicancias sistémicas.
Una vez que una persona tiene alta incidencia de caries o enfermedad de las encías no basta con
solamente dejar el azúcar. Esto es algo lógico, que todos los dentistas recomendamos, pero difícil
de lograr por los pacientes, por otro lado hay una serie de estrategias tanto o más importantes
que utilizamos en odontología biológica (refinados, alimentos pre y probióticos, alimentos
aniinflamatorios, nutrientes esenciales y biorregulacion, sustancias de higiene naturales y
tradicionales farmacéuticas, oxigeno/ozono terapia vs tratamientos convencionales…).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *