Los textos tántricos fueron escritos como un diáogo entre el dios hindú Shiva y su amada, Shakti. Tal vez por ser deidades de la tradición hindú, no atadas por las inhibiciones humanas, Shiva y Shakti pueden hablar abiertamente entre ellos de cosas muy í­ntimas; cosas de las que a nosotros, pobres mortales, nos resulta difí­cil hablar. Cosas, sobre las que, de hecho, podrí­amos creer que no deberí­amos hablar.
Shiva y Shakti utilizaron las palabras lingam para el órgano sexual masculino; significa «vara de luz» u «órgano de Dios» y yoni para los genitales femeninos; se traduce como «espacio sagrado», El Vaso Hermético o Cáliz, cómo lo denominaban los Alquimistas.
El Yoni en la antiguedad, tení­a atributos de poder mágico ya que podí­a proteger de las tormentas y traer fortunas, en su interior está el principio de la vida, el ying y el yang la presencia femenina pasiva y la masculina activa.
En el libro “El Tao de la Energí­a Sexual”,
cuenta que en la antigua China las mujeres utilizaban unas piedras para fortalecer el músculo pubococí­geo (que se extiende desde el hueso púbico hasta el coxis). Las taoístas modernas entienden que en el interior de la vagina (así­ como en el Lingam) existen una red de puntos de reflexologí­a similares a los pies y manos, los cuales están directamente conectados con órganos del cuerpo (corazón, pulmones, riñones, bazo, hígado y glándulas), ellas usan “el huevo de Jade” cómo una manera de masagear los puntos internos, conseguir fuerza y poder espiritual. Además de masagear los órganos, ayuda a corregir la incontinencia de orina y estar cada dí­a más jóvenes y bellas.
Las occidentales desconocemos de éstas prácticas por lo que se tiende a tener un yoni poco musculoso, utilizándo éstas prácticas se intensifican y alargan los orgasmos y se facilita el ascenso de la energí­a sexual (Técnica del Tao). Temmis en su libro dice : “Y para qué engañarnos? Los hombres prefieren las vaginas musculadas, porque obtienen mucho placer al sentir el pene atrapado en ella. Así­ que ¿porqué renunciar a un ejercicio tan sencillo si puedes conseguir llegar a anciana con el yoni de una jovencita con tan sólo unos minutos de práctica? ” “Cuando das, recibes. Y además de dar placer te estás proporcionando a ti misma salud, longevidad, belleza y muchos otros beneficios”.
Richard Burton escribió, como buen conocedor: “Este control vaginal es la respuesta femenina más buscada. Ella debe cerrar el yoni hasta que éste apriete el lingam como una mano, abriéndolo y cerrándolo a su gusto, como la mano de una gopi que ordeña la vaca. Su marido la apreciará más que a cualquier otra mujer y no querrá cambiarla por la más bella reina de los Tres Mundos”.

Cómo fortalecer el yoni?
Uno de los ejercicios más sencillos que se usa para evitar la incontinencia urinaria es Intentar detener la orina. Hazlo unas cuantas veces seguidas cada vez que vayas a orinar. Esto te permitirá ser conciente de tu musculatura vaginal.
Otra práctica consiste en inspirar y visualizar el yoni y sonreirle.
Espira cada vez que lo contraes , repí­telo 9 veces, varias veces al dí­a, contrayendo al espirar y relajando al inspirar.
Acá puedes ver otras técnicas.
Para conseguirlo más rápido se pueden hacer ejercicios con el clásico “Huevo de Jade”, con él dentro se masagean todos los órganos y glándulas. El huevo lo puedes conseguir con cualquier instructor de Tao .
“Toda mujer es una Diosa con poderes ocultos. Cuando conectamos con nuestra maga interior, todo es más sencillo. Debes aprender a sonreí­r a tus emociones, deseos e imperfecciones, y a sentirte orgullosa de ser mujer”.
(Emanuelle Temmis)

Menú