Osho, explica que hay 3 modos y niveles de “Escuchar”:
-escuchar a través del intelecto
-escuchar a través de la emoción, la simpati­a y el amor.
-escuchar mediante la totalidad del ser, mediante la fe”

La escucha intelectual significa que cuando estas escuchando, simultaneamente estas argumentando en tu interior. Tiene lugar un constante debate. Te digo algo, tu estas escuchando y dentro se desarrolla constantemente un debate: sobre si esto es correcto o no. Comparas con tus propios conceptos, con tu ideologi­a, con tu sistema. Asi­ que, constantemente, mientras me escuchas, so-pesas si confirmo tus ideas o no, si estoy de acuerdo contigo o no, si lo aceptas o no, si te convenzo o no. ¿Como es posible que se de el escuchar de este modo? Estas demasiado lleno de ti mismo, por eso es milagroso que dentro de esta constante agitacion seas capaz de escuchar algo. E incluso entonces, sea lo que sea que oyeres no sera lo que he dicho. No puede serlo, porque cuando la mente esta llena de sus propias ideas, colorea todo lo que le llega. Oye, no lo que se le esta diciendo sino lo que quiere oi­r. Escoge, descarta, interpreta, y solo entonces algo penetra, pero tiene ya una forma distinta. Esto es lo que quiero decir con el escuchar desde el intelecto.


El segundo es emocional, compasivo, profundamente sentido. Es una actitud amorosa. Estas escuchando musica u observando una danza; no te acuerdes del intelecto, empiezas a participar. Cuando estas viendo una danza, tus pies comienzan a participar; cuando escuchas musica, tus manos empiezan a participar, empiezas a volverte parte de ella. Este es un modo de escuchar desde el sentimiento; mas profundo que el intelecto. Por eso es porque, siempre que eres capaz de escuchar con tu corazon y sentimientos, te sientes dichoso, te sientes transportado a algun lugar. No estas en este mundo. En realidad, estas en este mundo, pero sientes que no estas en este mundo. ¿Por qué? Porque no perteneces al mundo del intelecto. Se abre una dimension distinta, empiezas a estar activamente en ella.

El tercero es la escucha total, sin apenas participar en ello, sino siendo uno con ello. Un modo es contemplar la danza con el intelecto; otro es sentir la danza y empezar a participar en ella. Sentado en tu asiento, el danzador danza. Comienzas a participar, empiezas a llevar el ritmo. Y el tercero es volverse la danza misma. No el danzador, sino la danza. La totalidad del ser esta implicada. No estas afuera siquiera para percibirlo: ¡Tu eres ello!

Asi­ que recuerda que el conocimiento mas profundo es posible solo cuando te vuelves uno con algo. Mediante la fe.

¿Como llegar a ello?
Sé consciente de tu intelecto, desiden-tifi­cate de la mente. Luego viene el segundo: el sentir. Sé consciente de que el sentimiento es solo una parte y todo tu ser yace muerto. La totalidad no esta ahi­, asi­ que trae la totalidad a ello. Cuando la totalidad se hace presente no es que se reniegue del intelecto o que se reniegue del sentimiento. Ellos estan ahi­, pero ahora estan sumidos en una diferente armoni­a. No se niega nada. Todo esta ahi­, pero ahora segun un esquema distinto. Todo el ser participa, esta en ello, se ha vuelto ello.


Por eso, cuando escuchas, hazlo como si te hubieras conver-tido en el escuchar en si­. Cuando digo algo, djalo que penetre en ti sin lucha, sin emotividad, sino de un modo total. ¡Sé ello! Déjalo que entre. ¡Que vibre, sin resistencia, sin sentimiento, pero con plenitud! Experiméntalo y comenzaras a vivir una nueva dimen-sion de la escucha. Y esto no solo es valido para el acto de escuchar: lo es para todo. Puedes comer asi­, puedes caminar asi­, puedes dormir asi­, puedes vivir asi­.
¡Este es el milagro! Si puedes absorberte totalmente en algo, el milagro sucede. Y esto no solo es aplicable al acto de escuchar, es aplicable a todo. ¡Sé total! ¡Muvete totalmente! No te dividas. Nunca te dividas. Cualquier division es un desperdicio de energi­a, cualquier division es suicida. ¡No dividas! Si amas, ama totalmente, no te contengas. Si escuchas, escucha totalmente, no retengas nada. Tan solo muvete i­ntegramente.


Solo este movimiento total puede llevarte a una vivencia en donde no se puede encontrar al ego. Puede ser hallado con el intelecto, puede ser hallado con el sentimiento, pero nunca con todo tu ser. Puede encontrase con el intelecto porque el intelecto no tiene un centro propio. No permitira al centro de la totalidad que entre en escena, por eso el intelecto ha de crear su propio centro. Se convierte en el ego. El sentimiento no permitira lo total; de este modo el sentimiento tiene su propio centro: se convierte en el ego.

Por eso es que los hombres y las mujeres tienen distintos tipos de egos, porque el ego del hombre esta centrado en el intelecto y el ego de la mujer esta centrado en el sentimiento. Tienen distintas calidades de ego. Por eso un hombre no puede entender nunca a una mujer y una mujer nunca puede entender a un hombre. Tienen distintas clases de centro y diferentes lenguajes.

Cuando el intelecto dice si­, quiere decir si­. Cuando lo emocional dice si­, no implica necesariamente que quiera decir si­. Cuando lo emocional dice no, puede significar que si­, puede que sea tan solo una invitacion para que sea persuadida un poco mas. Si tomas lo que dice una mujer literalmente, estaras en dificul-tades, porque su palabra no es una aseveracion de tipo intelectual. Tiene un modo distinto de actuar, una cualidad distinta. El intelecto posee un ego directo, matematico. Puedes comprenderlo facilmente. Por eso el entender a un hombre no es algo difi­cil porque su logica es directa: dos y dos son cuatro. Comprender a una mujer es diferente porque su logica no va en li­nea recta. Se mueve en ci­rculos de modo que dos y dos nunca hacen cuatro. Pueden ser igual a cualquier cosa, pero nunca cuatro. Su logica se mueve circularmente. Lo emocional se mueve en ci­rculo. La logica y el intelecto se mueven en li­nea recta.

Cuando algo se mueve en ci­rculo nunca puedes tener certeza sobre lo que significa porque puede significar lo contrario. En poco tiempo se habra desplazado sobre el ci­rculo y sera lo opuesto de su propia aseveracion. Asi­ que con una mujer uno tiene que ser consciente no de lo que ella dice, sino de lo que quiere decir. Lo que diga no tiene mucha importancia. Lo que quiere decir si­ la tiene. Y su significado es a veces muy diferente.

Por eso siempre ha ocurrido que las personas muy intelectuales nunca han estado muy a gusto con sus esposas. ¡Nunca! Socrates, un hombre muy inteligente, un genio intelectual, conoci­a todos los rincones de la logica, pero nunca se encontro a gusto con su mujer, Xantipe. ¡Nunca! No era capaz de comprender lo que ella le deci­a. O sea, entendi­a lo que le deci­a, pero no comprendi­a nunca lo que queri­a decir con ello. El era tan logico que siempre la malinterpretaba. El era directo, segui­a una li­nea y ella se movi­a en ci­rculos.

El intelecto tiene su propio ego: directo, en li­nea. Lo emocional tiene su propio ego: circular. Ambos poseen egos. Pero lo total no tiene ego. Lo total posee individualidad. Por eso cuando alcanzas la totalidad, no eres ni hombre ni mujer. Eres ambos y no eres ninguno. Trasciendes y abarcas ambos. Esto es lo que quiere decir Ardhanarishvar: medio hombre y medio mujer. En el interior sucede una profunda comunion. Te vuelves total, uno, sin division.

Una cosa debes saber: esto no es algo fijo. Cuando digo que el hombre posee un ego intelectual, no es una afirmacion absoluta. En algunos momentos puede volver al ego emocional. En algunos momentos una mujer puede tener un ego intelectual. Y entonces las cosas se complican. Cuando un hombre se halla en dificultades, regresa al ego emocional. Empezara a llorar y hablara en un modo que le es incomprensible. Y mas tarde dira: «¡No puedo explicar lo que me paso! A pesar de mi­ mismo, comencé a llorar, comencé a actuar de una forma en la que no deberi­a haber actuado». Un hombre muy fuerte, en una situacion especial, puede empezar a comportarse de un modo muy emocional. Y una mujer muy emocional puede, en una situacion particular, comportarse de una forma masculina. En un contexto distinto el ego puede cambiar desde un centro a otro. Esto crea mas complicaciones, pero uno ha de ser consciente.

Tanto con el sentimiento como con el intelecto, el ego esta presente. Solo con la totalidad el ego esta ausente. Por eso te doy un criterio: Si tu estas presente y no sientes «yo» alguno, eres total. Estas sentado aqui­: escuchando como si no tuvieras «yo». Los oi­dos estan ahi­, el escuchar esta ahi­, tu conciencia esta ahi­, pero sin «yo». Entonces eres total. ¡Como puedes estar dividido sin «yo»? Sin ego, ¿como puedes estar dividido? El ego es la division.

Y asi­ como te dije que hay muchas personalidades, hay muchos egos. Cada centro tiene su propio ego. El intelecto tiene el suyo propio. La emocion tiene el suyo propio. El centro sexual tiene su propio ego, su propio «yo». Si profundizas en la bio-estructura del cuerpo, cada clula tiene su propio ego. Esa es la division. Si careces de ego, si tan solo estas, sin sentimiento de «yo», entonces eres total. Y en ese ser total, incluso si por un solo instante eres total, seras Despertado subitamente. ¡Y en este estado cualquier cosa puede Despertarte, cualquier cosa!”

La Alquimia suprema vol1

Menú