”La felicidad aqui­ y ahora” es el ti­tulo de una encuesta de Cimagroup que aparece en la Revista Capital de Mayo 07. Muestra una interesante visión entregada por un grupo de chilenos, que a pesar de que cuando les preguntan por ”felicidad” siempre esta presente ”el tener” en sus respuestas, mas que el ”ser”. Entre lo más importante a la hora de responder:
”-Familia: mientras mas satisfecha esta una persona con su vida familiar, más probable es que se sienta feliz.
Ingresos: Después de la familia el factor que más pesa en la felicidad de los chilenos es la situación económica. En Chile sólo el 34% se declara satisfecho con su situación económica.
Tiempo Libre: el 50% de los encuestados se declaró satisfecho con el uso de su tiempo libre. Entre los jóvenes y los viejos la proporción es mayor (53%), las mujeres adultas son las que disponen de menos tiempo libre para ellas mismas.
Salud: el 61% de los encuestados esta satisfecho con su salud, pero la proporción es mayor en el caso de los jóvenes (73%) y de los hombres adultos (66%) que en las mujeres (51%) y la tercera edad (41%).
La Casa: es fuente de satisfacción para el 65% de los chilenos.
Trabajo: El 55% de los chilenos esta satisfecho con su trabajo. Pero entre las mujeres que participan en el campo laboral el porcentaje sube a 64%
Hombres y Mujeres: En la idea de felicidad que tienen las mujeres, la vida familiar, la situación económica y la vida amorosa son los tres factores mas importantes. En el caso de los hombres está la vida amorosa primero, enseguida la casa y después el barrio. Para ellos la vida familiar viene a continuación y es tan importante como el trabajo.
Jóvenes y viejos: los factores de mayor incidencia en la felicidad de los jóvenes son la situación económica, las actividades de tiempo libre y, practicamente en empate, la vida familiar y la vida amorosa. Los viejos ponen primero la situación económica, luego la familia y después la apariencia fi­sica y la salud.
La Facha: esta satisfecho con su apariencia fi­sica: el 62% de los jovenes; el 60% de los hombres adultos; solo el 49% de las mujeres adultas; y el 52% de la tercera edad. La apariencia fi­sica es mas importante para la felicidad tratandose de mujeres sin hijos y de mujeres de estrato alto. Sin embargo, donde más influye el cuerpo es en la tercera edad.”
Al final del extenso arti­culo de la revista, rescato unas palabras de Cristian Warnken (creador del Programa ”La belleza de Pensar”, mi favorito cuando teni­a cable…):
”Creo que si hoy se empieza a hablar mucho de felicidad es porque hay mucha infelicidad. Hay incapacidad para ser felices. Los colombianos, con mas dolor, bombas estallando en las esquinas, etcétera, parecen disfrutar mas de la vida que nosotros. Aqui­ se ha malentendido el mensage de Cristo y se ha transmitido la idea de que hay que poner tono de voz y postura ”doliente”; ese catolicismo sufriente es un veneno que nos ha hecho mal. Tampoco se trata de caer en la euforia, en el culto de la felicidad por la felicidad (en su version religiosa norteamericana), en eso que denuncia bien Pascal Brukner, ensayista francés.
Me cuesta creer que -como establece la encuesta- los jóvenes sean mas felices que los viejos, me parece otra idea hecha y aceptada. Ser mas carretero no significa ser mas feliz. Justamente por la incapacidad de ser de verdad dionisi­acos es que usamos el carrete como aturdimiento total de fin de semana. Veo i­ndices de depresión pavorosos entre los jovenes. No sabemos gozar, no hay ”ars vivendi” ni ”ars amandi”, aqui­ el aburrimiento se ha transformado en un estado natural. ” Estoy aburrido”, frase muy nuestra, maridos aburridos, esposas aburridas, hijos aburridos: una peste nacional. Nadie cultiva el estado de asombro, la capacidad de gozar con lo mi­nimo. Estamos intoxicados de productos (virtuales y reales) que pretenden anestesiar ese aburrimiento que nos corroe. Ese mal que Baudelaire describio como el monstruo mas devastador.”
Grande Cristian, tu si que sabes ponerle nombre a las cosas.

Menú