para comenzar…
Este post viene justo en un proceso de cambio muy profundo… el cambio de casa siempre implica una reingenieri­a de la vida, espero de todo corazon que la expansion que se nos viene se llene de magia y esa magia sea capaz de irradiar amor a muchos…
Asi­ como el cuerpo es “un reflejo del alma”, nuestra casa es el reflejo de nuestras vidas, de nuestras relaciones, es en definitiva, una extensión de nosotros.
La Casa, debiera ser el reducto de calma y tranquilidad, el oasis donde podemos relajarnos y de disfrutar de momentos de paz, pero como encontrar calma, armoni­a y equilibrio en los espacios de la casa para asi­ proporcionarme un respiro en el ajetreado mundo del sistema en el cual estamos envueltos?
Entendiendo que nuestros sentidos, o nuestro cuerpo es un captador de energi­as y es capaz de estimularse con olores, texturas, calor, luz, para esto, debemos concentrarnos en la creación de armoni­a.
Cómo? calmando o estimulando nuestros sentidos a través de la iluminación, el espacio y el fluir de la energi­a.
SIMPLIFICACION
Lo mas importante antes de partir :
Recorrer la casa, habitación por habitación e ir preguntándose: “me gusta esto?”, “qué uso le doy realmente a esto?”.
-lo primero es apartar lo que siempre te ha molestado y no te gusta
-también lo que esta roto y te ha costado desprenderte,
-y lo que sientas que no has usado y que otra persona podrí­a usar.
Para esto tres soluciones, Regala, Vende y Repara.
Antes de cualquier cambio sustancial en la casa es necesario la limpieza, una limpieza consciente que parte de entender el “desapego”, la “generosidad”, el “cambio” y obviamente el concepto de “Reciclar”.
Generalmente cuando es necesario un cambio sustancial en una casa, tiene relación con la limpieza, evitar la acumulación, no salir derecho a comprar lo “que falta”, ya que generalmente lo que falta tiene que ver con el orden, el quitar y el re-ordenar.
Ya lo dijo el gran maestro de la Arquitectura Mies Van der Rohe “menos es más” a principios del s.XX
Hagámosnos amigos del desapego :
Regalando, nuestro ser interno se va a sentir muy bien al hacerlo a alguien que lo necesita y ayuda a devolverle la mano a la existencia que nos bendice a diario con regalos .
Arreglando, el reparar lo que estaba roto, descocido o en mal estado es importante para darle amor al lugar que nos recibe a diario, desde el tiempo de hacerlo involucro mi “voluntad ” en ello y nuevamente alimento este ciclo productivo de cambio.
Botar : eliminando lo que realmente no uso, revistas y diarios viejos, botellas, todo lo que se acumula en la bodega y que pienso “algún dí­a ocupar”, en una actitud de reciclar se puede dar a personas que viven del reciclaje como cartoneros, mientras no tengamos poli­ticas de reciclaje en nuestras ciudades, hay que inventarlas cada uno.

Menú