ruby_poster.jpg
Ruby :Una hermosa y descarada muñeca quiere demostrar que cualquier mujer saludable y feliz es una mujer guapa.
¡Basta ya!, redefinamos la belleza. Hagamos las paces con nuestros cuerpos. Estos eslóganes, junto a la sugerente silueta de Ruby -la mascota-muñeca de The Body Shop- pertenecen a la nueva campaña de la firma cosmética para cuestionar el momento por el que atraviesa el mundo de la belleza y la idea de que todos debemos estar delgados para pertenecer a él. La última provocación de una firma anti-convencional intenta elevar la autoestima y proteger la salud de las mujeres, criticando las imágenes que aparecen en los medios de comunicación cada vez más irreales y dañinas.
Si hace poco era la modelo española Nieves Álvarez la que explicaba su proceso anoréxico, felizmente superado, ahora es la actriz Robin Wright, esposa de Sean Penn, la que confiesa atravesar este trastorno alimenticio. El odio al propio cuerpo, se manifiesta de muchas formas. Comiendo poco o quizá demasiado… o ambas cosas a la vez, tal y como le ocurría a Diana de Gales.
Para The Body Shop está clara la opinión sobre la mujer ideal. Lo que hay que hacer, sobre todo, es vivir en la realidad. La mayoría de las mujeres se ven sometidas a la presión de encajar en el estereotipo dominante de mujer alta, de tez clara, esbelta y joven. En Asia, donde la mujer tiene una hermosa piel oscura, emplean blanqueadores químicos para parecer blancas. En China, donde los ojos de las mujeres son rasgados, utilizan tiras de plástico para marcar surcos en los párpados y hacer que aparezcan redondeados. En California, donde no se les permite envejecer a las mujeres, es normal recurrir a la cirugía para estirar la piel y levantar los senos caídos.
Parece que las cosas no han cambiado mucho desde los tiempos en que la mujer se vendaba los pies o se ajustaba férreos corsés para mostrar una silueta femenina totalmente falsa. Esta estrechez de miras es la que hace que las mujeres se sientan inseguras y pongan en juego su propia salud para sentirse aceptadas y amadas.
Anita Roddick es una tremenda empresaria, creadora de The Body Shop Internacional que se caracteriza por el respeto al medio ambiente, la defensa de un comercio justo, la salvaguarda de los derechos humanos y la protección de los animales. Hace unos meses, Anita Roddick amplía sus objetivos y lanza una potente campaña para que la mujer eleve su autoestima. Con este fin ha nacido de su imaginación Ruby, en representación de la confianza en uno mismo, el orgullo y las ganas de vivir… ¡aunque el cuerpo no tenga 90-60-90!
La revista Gente publica ésta entrevista a Anita sobre el porqué de ésta Campaña:
P.- ¿Qué le indujo a crear un personaje como Ruby?
R.- Es un guiño para que la gente se ría de algo que toda mujer conoce: la presión de ser perfecta. Ruby es una broma a costa de las muñecas infantiles y nos muestra el aspecto que tendría una muñeca si se pareciese realmente a usted o a mí. Detrás de esta broma, sin embargo, se esconde un grave problema . Al 95% de las mujeres no les gusta su cuerpo.
P.- Ruby no tiene las medidas de una “top”. Pero a pesar de sus curvas, ¿no cree que tiene una imagen seductora alejada de la realidad?
R.- Efectivamente, Ruby resulta seductora y descarada, porque presume de su cuerpo y lo luce con orgullo. Por eso le gusta a la gente. Desgraciadamente no se ve a mujeres de carne y hueso con el físico de Ruby posando desnudas como objeto de deseo.
P.- ¿Ayudará Ruby a que millones de mujeres amen su propio cuerpo?
R.- Las mujeres que ya la conocen y la adoran. No habíamos recibido una respuesta tan inmensa y positiva. Me están llegando cartas conmovedoras y magníficas de mujeres que dicen despreciarse a sí mismas físicamente y que Ruby les ha traído un soplo de aliento.
P.- ¿Qué significa tener autoestima?
R.- La entiendo como el sentido de la autoconfianza y de la propia valía que cada uno tiene de sí mismo.
P.- ¿Quiénes presionan y manipulan más a las mujeres?
R.- Irónicamente, a menudo son otras mujeres. A la mayoría de los hombres no les importa el aspecto de las mujeres ni la mitad de lo que les importa a las demás mujeres. La tiranía aparece si el concepto de belleza es sumamente estricto.
Fuente: El Mundo.es

Menú