Si los alimentos nos acompañan durante todos los di­as de nuestras vidas, y constituyen el elemento que hace posible nuestra subsistencia y nuestra salud, por sto creo necesario detenerse y mirar el problema de frente.
En el cambio de alimentacion de los ultimos 10 años, caben muchas tesis ;
-la incorporacion masiva al trabajo de la mujer,
-la sociedad actual basada en el consumo,
-los alimentos refinados e industrializados como base de la dieta de la familia, y
-la mas importante para mi es la falta de “devocion” en la preparacion de la comida.
La voluntad, la dedicacion y el cariño expresado en la comida es lo que nos hace ver el alimento no como la “degustacion de manjares” sino como el plato que nos proporciona los nutrientes necesarios para ser sanos, y lo que permite disfrutar de sta nutricion es la Devocion.
Cuantas madres o padres exprimen a diario 3 naranjas para darle el jugo a su hijo, donde la relacion de costo es similar a la cajita de jugo o nctar azucarado…la diferencia es la conciencia.
Una dieta basada exclusivamente en la carne, ya sea embutidos, y carnes rojas y blancas es mas costosa que una dieta que refuerza las legumbres, verduras y los pescados, cuyos componentes nutricionales son mas altos…Entonces nos damos cuenta que no es un tema de costos.
Hago una invitacion, adentrmosnos en ste mundo de la “conciencia por lo que comemos”, y partamos por leer cada uno de los ingredientes de lo que compramos para comer, y comencemos a entender que las lentejas no solo se comen de una sola manera… y que somos nosotros los adultos los responsables de stos niveles de obesidad de nuestros niños, ellos llegaron a ste mundo con paladares sin juicios, con hi­gados sanos, y arterias limpias, y fuimos nosotros quienes les mostramos nuestros gustos y sabores, y una cultura en torno a la comida y a la falta de preocupacion por ello.
Yo me siento responsable de stas cifras de obesidad y sobrepeso por que s que muchos de stos gordos en su interior no son felices, porque la salud de ellos peligra y porque no podemos hacernos los lesos…
Seguiremos informando y aportando con una nueva mirada para enfrentar ste problema, y que ahora se transforma en “oportunidad”.

Menú