Durante toda la historia del hombre, su busqueda espiritual fue fundamental como una manera de encontrar respuestas, sentirse en contact, protegido o simplemente para buscar estar en armoni­a con el todo, a todo a su alrededor le daba connotaciones sagradas. Si entendiramos al mundo como parte de nuestro cuerpo, como si fuera mi brazo por ejemplo, cambiari­a radicalmente nuestro punto de vista, ¿Como puedo hacer daño a algo que es uno conmigo?, solo teniendo conciencia del todo.
Hoy pocas veces nos detenemos a observar los detalles de las maravillas que nos rodean, generalmente pasamos y vemos, pero no observamos con detenimiento las cosas debido a la gran inquietud que crea la vida, la incertidumbre hacia donde vamos, qu somos, por qu estamos?. Al enfrentarnos a la gran responsabilidad de sobrevivir, dejamos muchas veces pasar los pequeños detalles que hacen mas placentera nuestra estada en este planeta .
Desde hace trece siglos Japon diseña espacios de meditacion para estar en comunion con la naturaleza para asi­ inspirar vitalidad y serenidad,en la sabiduri­a del Jardi­n Zen, como elemento de busqueda de la armoni­a con nuestra mente y con el todo, en ello se plantean 8 senderos fundamentales:
– LA FUERZA DE VOLUNTAD: para hacer realidad las ideas , los objetivos y las metas.
-LA MISERICORDIA: en todos los actos y pensamientos
-LA CREACION: no dejar las cosas a medias, no quedarse en el hubiera, sino tener la satisfaccion de hacer el intento.
-BELLEZA: seguir el ejemplo de la naturaleza, percibir la belleza interna como externa.
-TOLERANCIA: usar la paciencia y el respeto.
-PERDON: no guardar rencores, cada quien tiene su etapa de evolucion
-FORMACION: estar atentos y abiertos a recibir los mensajes
-CONOCIMIENTO: ser humildes, nunca se sabe suficiente, el verdadero maestro entiende que la verdadera sabiduri­a no lo es todo.
Volvamos a entender el pensamiento de nuestras etnias casi olvidadas que vei­an la realidad y desde ahi­ encontremos soluciones a lo que tenemos hoy.
Les recomiendo que arrienden la peli­cula PLANETA SAGRADO.

Menú